Notas de enero 2010





Internet se ha convertido en los últimos días en el azote de Hugo Chávez. Desde que el presidente de Venezuela decidiera cerrar Radio Caracas Televisión Internacional (RCTVI), miles de internautas de todo el mundo se han movilizado en las redes sociales para protestar contra esta medida dirigida a acallar las voces discrepantes con la política gubernamental. El cierre de la cadena ha provocado una marea de reacciones en la Red que ha llevado al mandatario iberoamericano a declarar la guerra contra todas las manifestaciones de la Web 2.0, aunque la mayor parte de la artillería se ha lanzado contra Twitter, la red de microblogging (mensajes de 140 caracteres) a la que muchos «tuiteros» se refieren como «el pájaro que trae loco a Chávez» por ser este animal la mascota de la popular plataforma.


Mientras los estudiantes que protestaban contra el gobierno de Hugo Chávez se enfrentaban a la policía en la ciudad de Valencia el miércoles, el mensaje de @creativojuancho atravesó la red Twitter: “Disparos con armas largas en El Trigal masacres a estudiantes urgente ayuda”.

Un mensaje de @croxsanchez aconsejaba cómo evitar infiltraciones en las cuentas: “Lo recomendable es saber hacer contraseí±as seguras y usar adecuadamente el servicio. No estimular la paranoia”.


Twitter, o el servicio por excelencia de microblogging, ya ha cambiado muchas cosas y todos aquellos que decían de forma prematura que era algo completamente absurdo se han tenido que tragar sus palabras. Pero en este caso como en otros todo lo que reluce no es oro y eso es lo que muestran los últimos datos liberados por la gente de RJMetrics en relación a Twitter.

Según su estudio Twitter cerró el año 2009 con nada más y nada menos que 75 millones de usuarios y se crean alrededor de 6,2 millones de nuevas cuentas al mes (de 2 a 3 por segundo). Pero hay un “pero” (valga la redundancia) como reza el título de este post ya que esta solamente es la parte buena de lo presentado por RJMetrics.


Con uso más cuidadoso de Twitter, esta red social podrá resistir el “contraataque” anunciado por el Gobierno en días recientes, ante la “avalancha” de información producida por los mismos usuarios sobre los últimos acontecimientos, según expertos consultados en el área de comunicación digital.

El presidente Hugo Chávez ordenó a sus simpatizantes el domingo pasado a “contraatacar” a los sitios Web que difundieran información adversa a su gobierno, en momentos en que la opinión pública se volcó a la red a rechazar la salida de RCTV Internacional de los sistemas de TV por suscripción, los cortes de energía, la devaluación de la moneda y la expropiación de cadenas de hipermercados.


Muchas veces se han hecho listas de las contraseñas mas obvias y que sorprendentemente, son las mas usadas por las personas a la hora de hacerse alguna cuenta en Internet. Y a pesar de las muchas advertencias y recomendaciones para crear una clave segura, los usuarios no aprenden.

Quizas por eso es que Twitter decidió definitivamente rechazar algunas de estas claves mas obvias. Especificamente, son 370 las contraseñas prohibidas para Twitter, las que se recopilaron en una lista, que fue publicada por el sitio TechCrunch.


En Estados Unidos se concentran la mitad de los usuarios de Twitter, según el análisis de Sysomos. Un servicio que parece que no acaba de despegar en los países de habla hispana, con España en el puesto 14 (0,7% del total de usuarios) del ranking.


La palabra Venezuela se sacudió a través de Twitter en mayo de 2009. No porque quien la escribiera tuviese el pulso tembloroso, sino porque fue el 4 de ese mes cuando el usuario @romrod escribió: “Reportan 5.5 con epicentro en Miranda” a las 4:53 AM, junto a un link con la información del movimiento telúrico del departamento de sismología de Estados Unidos.

Rápidamente se activó la red twittera criolla y la noticia llegó a los medios. Aunque no por el tweet de @romrod, seguidamente hubo una sacudida de las placas políticas del país, porque el canal de noticias Globovisión fue denunciado por el gobierno del presidente Chávez al difundir la misma información en ese momento, antes que la versión oficial fuese trasmitida por los voceros autorizados.