Notas de marzo 2010





Twitter, del que ya hemos hablado en profundidad en otras ocasiones, es sin duda una de las empresas del Internet Social más importantes hasta el momento. Nacida de las manos de Jack Dorsey y Biz Stone se está convirtiendo en un auténtico hito en la historia de la comunicación omnidireccional a través de Internet, y lo que es más importante: en tiempo real.

Muchas son las preguntas que tenemos sobre Twitter, sobre su modelo de negocio, sobre su futuro, ¿es ya una empresa rentable o no?,… un montón de respuestas que esperan ser contestadas.


Atención, famosos, medios de comunicación y aspirantes a blogstars: Dejen de competir por el número de seguidores que tienen en Twitter, porque según un nuevo estudio, la influencia no reside en (esos) números.

Todavía nos acordamos de cómo Ashton Kutcher desafió a la CNN en una competición por ser el primero en tener un millón de seguidores en Twitter. Y ganó.

,

Los venezolanos se han apropiado del Twitter. Han hecho de esta aplicación de Internet un espacio de libertad que cada quien ejerce a su manera.

El Twitter a la venezolana tiene una personalidad múltiple: lo usa desde el escolar que revela su descontento con el docente, hasta el conductor que quiere saber si hay cola en la autopista; desde la muchacha que quiere comentar el programa de televisión, hasta el vecino que necesita denunciar que no recogieron la basura en su municipio; desde el artista famoso que saluda a sus fanáticos, hasta el periodista que resume una noticia del día; desde el empleado de una empresa, hasta el jefe; desde el chavista que quiere manifestar su apoyo a lo que dice el Presidente en una cadena, hasta el opositor que ironiza cada una de las palabras pronunciadas por el mandatario.


Según un estudio de la Universidad de Massachussets, el 35% de las empresas del índice Fortune 500 tiene una cuenta activa en Twitter, frente al 22% que mantiene un blog corporativo.

Internet es un medio habitual en las estrategias de marketing y comunicación de las grandes corporaciones, aunque las herramientas utilizadas para ese fin van cambiando. En el último año, los blogs van dejando paso a Twitter.