Muchas empresas se lanzan al Social Media con las expectativas puestas en el aumento de sus ventas, con el consecuente incremento en su cuenta de beneficios. En cambio, tras varios meses de esfuerzo, muchas se desaniman, dado que no obtienen los resultados esperados. Sin embargo, no todo ha sido en balde. Las redes sociales no son un canal de venta, pero sí las pueden impulsar, si la estrategia está bien diseñada.

Para averiguar la repercusión de las acciones en Social Media, es necesario establecer unas KPI y saber medir. Además, no todos los resultados se traducen en venta directa, sino que la actividad en el medio 2.0 también repercute a la hora de:

- Fomentar del reconocimiento de marca. Las redes sociales favorecen la difusión de la marca a todos los niveles, siendo capaz llegar a todas las esferas. De este modo es posible alcanzar a una gran audiencia con relativamente poco esfuerzo.

- Conseguir más notoriedad, y con ello, mayor impacto del mensaje. La actividad en los medios sociales puede alcanzar una repercusión mucho mayor que la generada a través de los canales tradicionales, con una inversión considerablemente menor.

- Alcanzar al público de un modo distinto. La forma en que la empresa se comunica con su target en redes sociales no ha de ser unidireccional, sino que debe elaborar un mensaje que invite al diálogo, adaptado a sus intereses y necesidades, de tal modo que capte la atención del destinatario y le impulse irremediablemente a interactuar con él, a hacerlo propio y compartirlo. Un resultado que no se consigue con una campaña de publicidad tradicional.

- Ganar en influencia y autoridad. Una marca que desarrolle efectivamente su presencia en redes sociales obtendrá un posicionamiento dentro de su sector, quien puede dirigirse a ella como referente, eligiéndola a la hora de tomar una decisión de compra.

- Mostrar la personalidad de la marca. Las redes sociales permiten mostrar el lado más humano de la empresa, su parte más íntima y reservada. Aquí puede mostrar qué hay más allá de su imagen, cuál es el compromiso real de la marca con sus clientes, su vocación de servicio y saber hacer.

- Aportar valor diferencial. Constituyen el escaparate perfecto para mostrar realmente cómo es la empresa. Son una herramienta muy útil a la hora de conocer más aspectos sobre el producto, sus ventajas y características de la empresa, imposibles de transmitir en ningún otro medio. En más de una ocasión los consumidores piensan que todos los productos son iguales, este medio puede ayudar a mostrar esas cualidades que los hacen especiales.

- Supone una ventaja frente a la competencia. El que una marca cuente con perfiles sociales activos supone un punto a su favor, que puede hacer que el cliente se decante por esa empresa. Los usuarios buscan información en internet sobre los productos que les interesan, es una de sus actividades principales en el medio online, por lo que la marca que haya desarrollado una estrategia efectiva en Social Media tendrá más posibilidades de atraer a los clientes.

- Aumentar del tráfico web. Aproximadamente un tercio del tráfico que registran las páginas web ya proviene de las redes sociales. Este porcentaje dependerá de la presencia online de la marca, y de sus acciones en el medio 2.0. Según el Informe anual Social Media Marketing Industry, el 69% de los marketers reconoció que las redes sociales aumentaban en los usuarios la sed de información sobre la marca, por lo que optaban por visitar la página web, en busca de más información sobre sus productos o servicios.

- Es una fuente de oportunidades. Los canales sociales permiten conectar con gente que en otro ámbito no sería posible, como es el caso de altos ejecutivos o cargos directivos; un público difícil de alcanzar a nivel mediático, pero que resultan accesibles a nivel 2.0. Otra ventaja es la de traspasar las fronteras locales y llegar a otros mercados.

- Generar comunidad. Las redes sociales son el medio de la interacción, lo que favorece relaciones en un plano más directo, que se traduce en la agrupación de usuarios en torno a intereses comunes, atraídos inicialmente por la autoridad de la marca, y alimentados por contenido de calidad, junto con un trato preferente y una atención especial. De este modo se fomenta el engagement y su sentimiento de pertenencia hacia la marca.

- Favorecer la cercanía con los clientes. Son el canal ideal para hablar con los clientes de tú a tú, para establecer un flujo constante de comunicación, que le permita al usuario sentirse escuchado, y a la marca fidelidad a su público objetivo.

A la vista está que el Social Media puede beneficiar en mucho a una empresa, todo depende de cómo se comporte en este medio, y sea capaz de llegar a su público objetivo, de tal modo que éste reaccione en consecuencia.

¿Qué otros beneficios colaterales pueden obtener las marcas en Social Media?

Lea la noticia completa en Puro Marketing

Fuente(s):
Visitado 487 veces
Trackback

no hay comentarios por ahora

Escriba su comentario