En estos días, unas amigas me pidieron el favor de ayudarlas a abrir su primera cuenta en Twitter. Por supuesto que accedí inmediatamente. Cuando colocamos sus datos, me preguntaron “¿Cuáles son las cuentas que no podemos dejar de seguir?” Y saltó mi hermano: “@canalesdiosa, @ machadooficial, @erikadlv”. En seguida le sugerí que no se metiera en lo que no le corresponde, pero en mi cabeza comenzó a dar vueltas el hecho de que todas las que sugería para seguir eran mujeres.

Fue en ese momento cuando entendí que a los hombres siempre les ha gustado observar mujeres desnudas, así sea en una pequeña foto o avatar de Twitter. Es algo instintivo que va más allá de su propia comprensión. Es por este fenómeno que la revista Playboy es un éxito desde hace más de 50 años. Marilyn Monroe es un símbolo sexual debido a este pequeño desliz en la configuración del cerebro masculino.

Y eso me hizo reflexionar, ¿qué hubiera sido de la afamada Marilyn Monroe en una época como ésta? Si la amiga de Kennedy hubiese tenido una cuenta en Twitter @marilynmonroe, la mujer hubiese sido famosa en un mes y no en años. De eso se trata lo que vivimos en la actualidad.

Los venezolanos llegamos tarde al Twitter, pero una vez que adaptamos una nueva tecnología no la soltamos. Ahora estar en Twitter o twittear está de moda. En Venezuela, han ocurrido cosas extrañas con esta red social. Primero, fue la cuenta en Twitter de Alicia Machado y todas las miles de cadenas que se enviaron sobre su confusión en un tweet y sus famosas “dos Chinas”. Luego, con el tweet−cam de la bomba sexy venezolana Diosa Canales, que se dejó ver y tumbó la red en Venezuela. En materia internacional, hace poco se conoció que la cuenta de la estrella pop Lady Gaga rompió un récord Guiness, por ser la persona con más seguidores en Twitter. La estrella colombiana Shakira tiene 7.794.492 seguidores en Twitter y solo ha escrito 1.069 tweets. Evidentemente, las redes sociales funcionan para el morbo de los caballeros.

¿Qué pasa con las mujeres tradicionales, aquéllas que no somos famosas pero que queremos subirnos el ego y darle un golpe de aire fresco al autoestima? Les cuento que también podemos hacer nuestra propia estrategia 2.0. Desde colocar la foto que más nos favorezca, hasta escribir justo lo que necesitamos para que nos deseen con más intensidad.

Sí amigas, no crean que sólo las famosas pueden promover sus cualidades en las redes sociales; nosotras también podemos. Las invito a hacer una pequeña prueba con sus novios, esposos, amantes o maridos. Escriban frases en su Twitter que les causen intriga, coloquen la foto más atrevida y sexy que puedan, para que vean cómo aumentan sus seguidores y les revuelven los celos a su compañero con un click. Y para aquéllas que no tienen una pareja aún, utilicen sus cuentas en redes sociales para hacerse las interesantes. Esos trucos son viejos, pero funcionan. Aprovechemos el mundo virtual para generar fantasías sexuales que despierten interés hacia nosotras.

Por @raquelrebeca

Léalo completo en EntornoInteligente.com


Fuente(s):
Gente:
Visitado 378 veces
Trackback

no hay comentarios por ahora

Escriba su comentario