Notas en el Blog Twitter Venezuela que mencionan a Jack Dorsey





Los fundadores de Twitter "tuitean" poco sobre su vida privada Aunque en marzo de 2006 transformaron la forma de comunicarse y tener acceso a la información en el mundo, los tres fundadores de Twitter, Jack Dorsey, Biz Stone y Evan Williams no “tuitean” demasiado sobre su vida privada, a diferencia de muchos usuarios de esa plataforma de comunicación.

Los tres, al igual que otros precursores de Internet, eligieron mantener un perfil social bajo y escribir su historia detrás del éxito de la compañía en lugar de escribirla en 140 caracteres.

De esta manera, es desconocido que Dorsey, quiere ser alcalde de Nueva York —de hecho ha conversado sobre el tema con el actual regidor, Michael Bloomberg —; que por un año tomó un curso de masaje y terapia; que dedicó otro año a tomar clases de diseño (él mismo diseñó una falda pitillo o falda lápiz) y que le fascinan los pantalones vaqueros, sobre todo los creados por Scott Morrison, su socio en una de sus tiendas del SoHO de Nueva York.


Twitter habría "reducido" el rol de su co-fundador tras reiterados conflictos con trabajadores El rol del co-fundador de Twitter, Jack Dorsey ha tenido varios cambios durante los años. El papel del ejecutivo, que volvió a la compañía como presidente ejecutivo en 2011 tras estar alejado más de dos años, habría sido “reducido” dentro de la empresa por los constantes problemas que presentaba con sus trabajadores.

Algunas personas que trabajan en la compañía habrían señalado que Dorsey es una persona “difícil al momento de trabajar” y que cambiaba constantemente de opinión sobre las direcciones de los productos.

Debido a esto, si bien el co-fundador de Twitter regresó con un puesto importante en la compañía y aún estaría involucrado en sus decisiones estratégicas como presidente ejecutivo, en la actualidad nadie debe reportarse directamente con él, posiblemente para evitar conflictos.


Jack Dorsey no es un ‘geek’ (un friqui de la tecnología) cualquiera. Cuando se presenta ante el entrevistador, luce un ‘look’ a la última. Mocasines, calcetines multicolor, jersey negro de cuello abierto y camisa de Dior con el cuello invertido de color azul pálido. A años luz del uniforne ‘vaquero-zapatillas-camiseta negra de manga larga’ que es la norma en Silicon Valley.

Habla poco, con una voz suave y pausada. Pero su ritmo es rápido. Jack Dorsey habla de la misma manera que tuitea: utilizando 140 caracteres, puntuados por ‘yup’ (sí) y ‘no’. Tiene un aire juvenil y soñador que contrasta con su personaje de visionario inspirado que ejerce sus responsabilidades como empresario con mano de hierro.

A los 20 años se interesó por la botánica, los masajes, la moda… antes de volver a sus ordenadores. En 2006 trabajaba en una compañía informática al borde de ser devorada por Apple. Su jefe, Evan Williams, estaba enloquecido. Un día se dirige a su colaborador de aspecto grunge, con aro en la nariz y pendientes: «Jack, por favor, ¡encuentra una idea para que salgamos de esta!». Respuesta de Jack: un servicio que permite contar a quien queramos, en pocas líneas, dónde estamos y qué hacemos. Acababa de nacer Twitter.

La start-up está hoy a punto de convertirse en un imperio, comparable a Facebook y Google. En pocos meses abandonará sus anónimas oficinas de Folsom Street, en San Francisco, donde el jefe ocupa un cubículo sin ventana en una sala diáfana de la sexta planta… Twitter se muda a un edificio art déco, en plena reforma, en Market Street. El lugar es 10 veces más grande, para poder alojar a todos sus empleados -700 en la actualidad-, que deberían duplicarse este año.

Nos recibe un jueves, «el día de la semana que dedico a las relaciones externas. Aprovecho para salir del despacho». Su vida cotidiana está extremadamente organizada: cada día lo dedica a un tema. Nació hace 35 años en Saint Louis, Misuri, y siempre ha convertido su vida en un prototipo, siempre ha sometido su universo a una cuadrícula. «Simplifico la complejidad», afirma.


Tal parece que el retorno de Jack Dorsey a Twitter no fue tan simple y amistoso. Evan Williams, co-fundador y ex CEO de la empresa, anunció en su blog personal que dejaría de participar tan activamente en la compañía, debido a que su “mente comenzó a divagar” y pensar en otras ideas después de que dejó el puesto de CEO en manos de Dick Costolo en 2010.