Notas en el Blog Twitter Venezuela que mencionan a @luiscarlos


Luis Carlos Diaz





Tuitero venezolano gana premio por su defensa a la libertad de expresión El venezolano Luis Carlos Díaz se alzó como “Ganador del público” en los premios Bobs, específicamente en la categoría de mejor persona a seguir en Twitter (@luiscarlos).

Los Premios Bobs entregan reconocimientos a plataformas de internet, personas y páginas web que aportan al debate público especialmente sobre la libertad de expresión en 14 países. Estos ” premios a la libertad de expresión y su utilización en Internet para apoyar los Derechos Humanos” fueron convocados por primera vez en 2004.

El docente venezolano e investigador del Centro Gumilla, Luis Carlos Díaz, logró la mayoría de los votos (65%) para hacerse con el reconocimiento de la “mejor persona a seguir en español”, destacándose por encima de españoles, argentinos y mexicanos. El tuitero también escribe para el diario Tal Cual semanalmente una columna llamada “Hoguera Digital”.


Onanismo ciberchavista Estas han sido jornadas de felicidad nocturna para el chavismo. El Gobierno no ha logrado imponer nuevamente el centro de debate político, por lo que la agenda de atención sigue siendo la épica de Capriles frente a las instituciones. Sin embargo sus militantes han encontrado un resquicio por el cual ganar satisfacciones rápidas y a la mano.

Cada noche, desde VTV se les baja línea para activar una #Tropa que se dedica a repetir la misma idea repetidamente en Twitter hasta que ese término se posiciona entre las tendencias del momento.

Se coloca una etiqueta con cualquier agregado y se publica. Se hace de nuevo.

Se repite lo que otros dicen. Se acelera el subibaja, la vista va y viene del celular a la pantalla, las pupilas se contraen con tanta luz. A esas horas Mario Silva dicta cátedra de estilo revolucionario, es el Ron Jeremy que sube la libido de quienes esperan insultos contra los opositores. Hay paroxismo en la repetición.


El Social Media Tour se estaciona en Maracaibo Maracaibo se convertirá el próximo lunes 13 de agosto en la capital nacional de las redes sociales y mercadeo digital con la llegada del Social Media Tour, el evento 2.0 más importante del país en el que se darán cita los principales exponentes de la tecnología de la información.

Con el patrocinio de PANORAMA y organizado por empleate.com, el Social Media Tour (#smtour) guiará a sus participantes para sacarle el mejor provecho a las estrategias en redes sociales, cómo tener éxito en el mercado digital venezolano y cómo emplear herramientas para conocer mejor a sus seguidores en plataformas como twitter y Facebook.

El panel de expertos estará encabezado por Pedro Rojas (@SeniorManager) quien actualmente se desempeña como profesor de marketing y estrategia digital en varias universidades de España; Luis Carlos Díaz (@LuisCarlos), coordinador del área de comunicación y redes del Centro Gumilla en Caracas; Grissel Montiel (@Grimonti), coordinadora de redes sociales y comunidades virtuales de la Universidad del Zulia; Manuel Roldán (@KtiReX), director ejecutivo de entreclick.com, y Fernando Núñez Noda (@nuneznoda), editor de infociudadano.com.


Era mediados de 2008 cuando la empresa Twitter tenía apenas 18 empleados y sólo 2 millones de personas en todo el mundo nos contábamos entre sus usuarios. Hoy Twitter ronda los 500 empleados y superó durante su sexto aniversario los 500 millones de usuarios. El proceso de crecimiento mutuo, tanto de la empresa, como la madurez de los infociudadanos que hacen tweets, ha tenido momentos de adaptación e incorporación de ideas que vienen desde la base hasta que son asimiladas por el sistema.

Una de esas ideas que mejor se ha incorporado es el uso de #hashtags. Muchos twitteros venían del mundo de los blogs, en esos años las plataformas más usadas para la autopublicación de contenidos en la red eran Blogspot, WordPress y Movable Type, y en el mundo bloguero era sumamente importante etiquetar los artículos publicados. Las etiquetas en el mundo Web 2.0 tienen un peso fundamental porque le permiten a cualquier generador de contenidos escritos, fotográficos, de audio o video hacerlos fácilmente ubicables en buscadores para su jerarquización.

La etiqueta es el legado de los bibliotecarios y gestores de la información para que en el mundo informático sean los propios usuarios los que ayuden a ordenar el contenido. Afortunadamente, no ha habido al respecto ninguna campaña de terror e incomprensión llamando a los usuarios “bibliotecarios ciudadanos”, como sí hicieron los medios cuando no comprendían el fenómeno digital y apodaron como “periodistas ciudadanos” a cualquiera con un teléfono y una conexión.


Era mediados de 2008 cuando la empresa Twitter tenía apenas 18 empleados y sólo 2 millones de personas en todo el mundo nos contábamos entre sus usuarios. Hoy Twitter ronda los 500 empleados y superó durante su sexto aniversario los 500 millones de usuarios. El proceso de crecimiento mutuo, tanto de la empresa, como la madurez de los infociudadanos que hacen tweets, ha tenido momentos de adaptación e incorporación de ideas que vienen desde la base hasta que son asimiladas por el sistema.

Una de esas ideas que mejor se ha incorporado es el uso de #hashtags. Muchos twitteros venían del mundo de los blogs, en esos años las plataformas más usadas para la autopublicación de contenidos en la red eran Blogspot, WordPress y Movable Type, y en el mundo bloguero era sumamente importante etiquetar los artículos publicados. Las etiquetas en el mundo Web 2.0 tienen un peso fundamental porque le permiten a cualquier generador de contenidos escritos, fotográficos, de audio o video hacerlos fácilmente ubicables en buscadores para su jerarquización.


Multitudes inteligentes Después de preguntar en la sexta o séptima farmacia por un medicamento agotado, el usuario semiconectado decide preguntar en otro espacio de gente como él. En su perfil de redes sociales coloca qué medicina busca, en qué presentación y pide saber dónde la hay.

No se trata de gente que necesita un donativo, que también abunda cada vez más, sino gente que necesita y puede hacer el esfuerzo por cubrir el récipe como si se tratara de una lista escolar, pero no consigue lo que busca.

Las cosas cambian. El sistema abusa de los ciudadanos condenándolos a la escasez por falta de planificación, pero un espacio de resistencia y encuentro está hoy a la mano de los consumidores que a su modo generan redes, se informan y toman decisiones. La urgencia nos está haciendo parir el concepto de “multitudes inteligentes”, con dolor y desde la corredera colectiva.


Conozca método de hackeo de cuentas de Twitter en Venezuela Un usuario en la famosa red social publicó cómo los delincuentes digitales se apoderan de las perfiles personales usando como “carnada” links con fotografías del Caracazo, hoy en su aniversario número 23.

“Este es uno de los muchos métodos usados en Venezuela para robarle la cuenta en Twitter a cualquier persona desprevenida”, alerta Luis Carlos Díaz en su blog Periodismo de paz. Díaz encontró varias cuentas que usando el llamado fishing, lograban que los propios usuarios entregaran sus contraseñas a los hackers.


El constante enfrentamiento entre el gobierno venezolano y la oposición se trasladó a la red social Twitter, nueva plataforma de cruces de acusaciones y reproches entre políticos y de hasta una incipiente actividad de ‘hackers’ defensores del presidente Hugo Chávez.

En Venezuela “existe un conflicto político simbólico” y “la descalificación del contrario, por años promovida y mostrada en los medios tradicionales, migró ahora a internet”, explica a la AFP el coordinador de comunicación y redes del centro de investigación Gumilla, Luis Carlos Díaz.

Así, diariamente los políticos venezolanos, totalmente divididos entre chavistas y opositores, usan las redes sociales para descalificar las acciones o discursos de sus oponentes.

“El ministro Tareck es un bocón”, acusó este martes en Twitter el diputado opositor Ismael García, al reclamar al ministro del Interior, Tareck El Aissami, que asumiera “su responsabilidad” ante la creciente violencia que se registra en Venezuela.


Tras la experiencia de Leonardo Padrón, Ibéyise Pacheco y Eduardo Semtei, el periodista Luis Carlos Díaz opinó que estos hechos se entienden como un “modo de lucha”. “Parte de la campaña política del 2012 viene con ataques en redes sociales”, dijo

Durante los últimos días, las cuentas oficiales en la red social Twitter de la periodista Ibéyise Pacheco; el escritor Leonardo Padrón; el político Eduardo Semtei y el conductor del programa Radar de los Barrios, Jesús Torrealba, fueron “hackeadas” por desconocidos.

El periodista Luis Carlos Díaz, aseguró que este ataque “significa el inicio de la ciberguerra en Venezuela”. Agregó que estos hechos ya se están entendiendo como un “modo de lucha”, aseverando que próximamente hackers opositores afectarán perfiles oficialistas, y viceversa. “Parte de la campaña política del 2012 viene con ataques en redes sociales”, dijo.


Artículo publicado en la revista Producto, edición de Mercadeo 2.0


El viernes 18 de marzo, cuando la periodista Hecmiry Lugo ya había despedido su programa en Carabobo Stereo 102.3 FM no sabía que la inspección de Conatel que había iniciado minutos, terminaría en el cierre temporal de la emisora. Le quedó una salida: comunicarse con sus oyentes por Twitter. “No me contuve. Tenía que informar lo que pasaba”. La herramienta demostró que no es un lujo y garantizó su libertad de expresión, pues en la radio no pudo informar más.

A las 9:56 de la noche, Lugo subió a la red, vía Twitter, la foto que dio la vuelta al país, retuiteada (repetida por diferentes usuarios) 43 veces y publicada en medios impresos locales y nacional al día siguiente. La imagen de la cabina vacía era acompañada por una frase melancólica: “Conatel se llevó todos los equipos de Carabobo Stereo 102.3 FM”.

El programa que Lugo tenía en la emisora, de la que es gerente de información, era de 6:00 a 7:00 de la noche y ese día, precisamente, conversó al aire con Miguel Henrique Otero, presidente-editor de El Nacional, sobre la importancia de Twitter para el periodismo de hoy.