Notas etiquetadas con ‘Influencia en Twitter’





Twitter: Algunas herramientas para medir nuestra influencia De hecho, los datos de algunos servicios difieren profundamente de los que podemos encontrar en otros: así, Klout nos dirá que tenemos una influencia considerable, mientras que PeerIndex quizás nos dice que no somos tan importantes como pensábamos. Por eso, no tomemos estos datos de una forma tan literal. Según lo reseñó bitelia.com“

Ahora sí, hecha la aclaración, podemos pasar a las herramientas.


Kred es una de las últimas herramientas más interesantes para medir tu influencia en redes sociales y habiendo hablado hace poco en Bitelia sobre el tema, no queríamos dejar de analizarla. Desarrollada por PeopleBrowsr, su meta es identificar personas influyentes en comunidades basadas en distintos temas de interés. Kred empezó sólo con Twitter pero ahora permite incluir también tus cuentas de Facebook, Bit.ly y LinkedIn.

Genera puntajes teniendo en cuenta el contenido que un usuario vuelca en una red social, quién reacciona a eso y si el usuario retransmite el contenido de otros. En agosto de este año lanzaron Kred Story, que usa datos de medios sociales y medidas de influencia para producir una línea visual de la actividad de un usuario o hashtag de Twitter.

Similar a Klout en el sentido en que genera un puntaje, pero mientras la forma en que Klout mide tu influencia sigue siendo un poco oscura, Kred presume de una total transparencia en la forma en que te otorga puntos y es el único servicio de medición de influencia que publica abiertamente su algoritmo. “Queremos ser transparentes, por eso puedes ver realmente cómo lo hacemos” dijo Jodee Rich, fundador y CEO de PeopleBrowsr.


Twitter plantea eliminar los "followers" para sustituirlo por otra unidad métrica El co-fundador y antiguo director ejecutivo de Twitter, Evan Williams, considera que la red de «microblog» necesita nuevas herramientas para medir la influencia real y el alcance de las publicaciones de los usuarios, más allá del número de seguidores. El método más habitual para medir la influencia de los perfiles de Twitter consiste en contabilizar el número total de seguidores de cada perfil, aunque la actividad de estos sea nula.

Sin embargo, el ex consejero delegado de Twitter se ha mostrado partidario de utilizar otros métodos más precisos, como el de separar el número total de seguidores de una cuenta del número de seguidores activos. «Creo que es una gran idea» aseguró Williams durante una entrevista con el fundador de la plataforma de contenidos Buzzfeed.

,

Para ser un influenciador en medios sociales no basta con tener 250 mil seguidores, ni contar con 100 “Likes” por entrada de Facebook, o tener más de 500 contactos en LinkedIn. Hoy, el barómetro de la influencia en línea se llama Klout, un servicio de medición creado por una compañía basada en San Francisco (California), que vive su momento de auge.

Según sus creadores, la misión de Klout no es otra que clasificar la influencia de cada persona en línea. Lo hace mediante algoritmos que miden decenas de variables, desde el número de seguidores, la cantidad de clics en “Me Gusta”, el número de retuits, los comentarios, las conexiones, las recomendaciones recibidas, y la frecuencia de actualizaciones, entre otros.

Para clasificar la influencia online, Klout ideó un algoritmo que rastrea continuamente la actividad en línea de cada persona para encasillarla en una de 16 variables posibles, entre ellas: “casual”, “sindicador”, “broadcaster”, “socializador”, o incluso “celebridad”, “autoridad” o “activista”.

Así las cosas, una agencia reclutadora de personal puede consultar Klout para saber si el candidato a entrevistar está realmente enfocado en el nicho de su profesión –especialista-, o si solamente es un “networker”, o un simple “explorador”, o incluso, un “líder de opinión”. Como si esto fuera poco, el servicio permite catalogar a una persona como “creativo”, “enfocado”, “consistente”, “participativo”, y hasta “casual”.

Ahora bien, además de posicionar a cada usuario, el servicio otorga un “Puntaje Klout” que detalla la influencia social en un rango de 1 a 100 según sea la actividad en Twitter, Facebook, LinkedIn, Foursquare y Google+, así como la calidad y cantidad de interacciones con otros miembros de esas redes.

Luego del éxito inicial del análisis de la influencia social, algunas compañías están comenzando a crear planes de marketing basándose en la puntuación Klout de sus clientes. Por ejemplo, un hotel puede lanzar campañas de incentivos hacia clientes cuyo posicionamiento incida en la decisión de compra de quienes influencia con sus comentarios en redes sociales. Las tiendas también están dirigiendo su atención hacia la población Klout que tiene puntajes altos para ofrecerles descuentos y promociones en el punto de venta, y además para que compartan su experiencia de compra con sus contactos.

Esta herramienta supone que los contactos sociales de un influenciador se comportan como ovejas en un rebaño: leen sus artículos, descargan las mismas aplicaciones, opinan de forma similar sobre un tema y basan sus decisiones por lo que leen en las redes sociales.

Aunque Klout no está sola en el mercado de análisis de influencia –de hecho, existen otras herramientas como PeerIndex, Kred, y Percollate- no todos están felices con que un algoritmo misterioso sea quien dicte su reputación social y los clasifique con un número. Un ranking que puede ser arbitrario y que marca la diferencia entre ser considerado o discriminado dentro de los planes de marketing de una marca.

Y es que en estos momentos, si Usted tiene un puntaje bajo en Klout (menos de 25), supuestamente no le sirve a nadie; algo totalmente absurdo ya que, aunque Klout brinde un análisis supuestamente confiable, no deja de ser una mera interpretación subjetiva que no dice nada de la intención de compra. Es por ello que algunos escépticos han creado grupos en Facebook y Twitter que contradicen a Klout poniendo en entredicho la precisión de su puntaje e invitan a los usuarios a retirar su perfil del sistema.

Debemos recordar que los medios sociales aún están en pañales y que ante tantas redes y variables, nos queda un largo camino para medir la influencia social y aplicarla correctamente a las estrategias de marketing sin discriminar a las personas ni etiquetarlas con un número. Un simple algoritmo de clasificación no puede tener la última palabra sobre el porqué un usuario se inclina por X o Y marca.

,

Lo tuiteé porque quise, a mi no me pagaron (Influenciadores en medios sociales) El tema de la influencia en Internet está estrechamente relacionado con el tema de la “viralidad”. Seth Godin con su “estornudador” y Malcolm Gladwell con su trilogía “conectores, enterados y vendedores”, dibujan de alguna forma lo que hoy llamamos “influenciadores”, ya que son personajes con cierta capacidad de “influir” de alguna forma en su entorno. Según Wikipedia, la influencia es “la habilidad de ejercer poder (en cualquiera de sus formas) sobre alguien”. Desde el punto de vista organizacional, la influencia está directamente relacionada con el liderazgo, bien sea carismático o de autoridad.

Probablemente uno de los puntos que hace a las empresas confundirse con el tema de la influencia desde el punto de vista de Estrategia de Comunicaciones, es precisamente el hecho de que se relacione con el liderazgo. Normalmente un “influenciador” es un líder de opinión, alguien capaz de activar a su audiencia, y ciertamente el tamaño de esa audiencia es un punto de gran peso en la escogencia de dicho “influenciador”. Pero cuando hablamos de Internet, parece que hay otros factores mucho más importantes para poder abordar el tema de la influencia como estrategia digital.


Borrón y cuenta nueva

Klout.com lanzó una nueva versión de su indicador que cambia radicalmente el panorama de la campaña electoral. El nuevo índice Klout -más robusto y transparente de acuerdo a sus propulsores- coloca a Henrique Capriles por encima de Hugo Chávez. El cambio se hizo efectivo el pasado 13 de agosto y los valores arrojados ubican al ex-gobernador de Miranda a medio punto de distancia del Presidente.

El nuevo Klout elimina los criterios de Alcance, Ampliación y valor de la Network; para incorporar más de 400 variables que miden la influencia de las personas en siete redes sociales distintas. En Twitter específicamente, Klout toma en cuenta el número de menciones, los RTs, el número de Listas en que hemos sido incluidos, el número y el compromiso de los seguidores que se tienen y el número de respuestas recibidas a los tweets emitidos.

En esta nueva versión de Klout se sopesa mucho más exactamente qué cantidad y calidad de respuestas se obtienen ante una iniciativa en las redes sociales. Por ejemplo, recibir 100 Rts tras escribir 10 tweets, es mucho mejor que recibir los mismo 100 RTs tras escribir mil tweets.

,

Influencers: Los pepe grillos del Twitter Una persona influyente en redes sociales es aquella que por su credibilidad genera una acción con su mensaje. Artículo escrito por Vanessa Moreno Lossada (@vcml24)


Las redes sociales se convierten en codeudores para adquirir préstamos Un reciente modelo de microcrédito estudia la reputación de las personas en Internet.

Mediante un crédito que le otorgaron por su buena reputación en Twitter, Facebook y LinkedIn, María Esther Rodríguez se quitó dos problemas muy serios de encima: el primero fue saldar una deuda por un millón de pesos con la universidad y el segundo, que se liberó de un prestamista ‘gota a gota’ que le quitaba el sueño y la tranquilidad.


¿Cómo funciona Klout? Infografía Probablemente hayas oído hablar de Klout, pero ¿sabes realmente cómo funciona? OnlineDegrees nos trae una infografía para entender el funcionamiento de este medidor de influencia social.

Todas las personas tenemos capacidad para influenciar. Pero, ¿es posible cuantificar esta influencia? Con Klout, podemos. A través de una serie de estadísticas y fórmulas matemáticas, Klout estima cuánta “influencia social” tenemos en Internet.

Para ello, Klout utiliza los datos de redes sociales como Twitter y Facebook. Klout mide la influencia en estas redes con un índice del 1 al 100, siendo 20 la puntuación media. Además, a medida que aumenta la puntuación, se vuelve exponencialmente más difícil aumentar el Klout.

,

Aunque muchas empresas no acaban de ver la influencia de las redes sociales en sus ventas o en su popularidad, parece que sus usuarios sí que lo tienen muy claro, tanto que un alto porcentaje de ellos, cada vez mayor, prefiere comprar a marcas presentes en ellas.

El estudio realizado a través de una encuesta por la empresa AYTM Market Research muestra cómo el 58,3% de los consumidores siguen o se relacionan de alguna manera con las empresas en las redes sociales. Asimismo, vemos cómo un 10% de ellos asegura que el contenido que comparten con ellos las empresas impacta regularmente e ifluye en sus decisiones de compra.


El volumen de seguidores en Twitter es una cifra interesante, pero no determinante: lo importante es la relevancia y la facultad para influir en la comunidad. Y en esa métrica intervienen otros factores: menciones, retweets, listas, respuestas… En definitiva, la capacidad de engagement y amplificación del mensaje.

Conocer e interpretar adecuadamente la influencia en Twitter es esencial en la estrategia de social media de una marca o empresa: no sólo la propia, sino también la de la competencia. Para calcularla existen siete herramientas gratuitas, aunque el algoritmo que emplean difiere en cada caso.

1. Klout. Desde su nacimiento en 2008, Klout ha analizado el perfil de unos 85 millones de usuarios, y unas 3.500 empresas lo utilizan, según aseguran en su blog. Klout asigna una puntuación entre 1 y 100 e indica sobre qué temas es influyente, sobre cuánta gente se influye, ya sea la red inmediata o conexiones de seguidores (true reach), cuánto se influye (amplification) y el impacto de la red (network).


Hace unos días, conocimos que un profesional del social media era rechazado en un proceso de reclutamiento por su bajo nivel de Klout.

A este punto, primero contemos de manera simple cómo funcionan Klout, Kred, Peer Index y similares: de acuerdo a un algoritmo, estas herramientas, y en función de las características de cada uno; determinan con una cifra del 0 al 100 un nivel de “influencia” de tu actividad en redes sociales. En el caso de Klout tiene un sistema de “gaming” por el cual se te otorgan distintos perfiles y la gente puede obsequiarte “K´s” de acuerdo a diferentes criterios.

Tengo Klout. No lo uso más que para investigar su funcionamiento y determinar los valores que puedan serme útiles profesionalmente. Luego del episodio de filtración de datos del año pasado, he retirado algunos permisos de las redes que uso de manera personal.

Punto. Esa es toda la atención que pongo en Klout. Hace poco hablé de que hay gente realmente obsesionada con su puntaje en estas herramientas. Y creo que si supieran lo fácil que es engañarlas, verían esta obsesión como otra estupidez más de las que nos toca ver, relacionadas con las redes sociales y su “egosistema”.