Preguntas frecuentes sobre Twitter





Los tuits que marcaron la historia, según Twitter Con más de 200 millones de usuarios y más de 500 millones de tuits al día, Twitter presentó un documento para solicitar su participación en la Bolsa de Estados Unidos, donde cotizaría sus acciones bajo el código “TWTR”.

En el documento, la red social presentó una serie de tuits que considera como los más relevantes en su historia.

Los tuits incluidos van desde estrategias de marketing de algunas marcas hasta eventos políticos, desastres naturales, y por supuesto el primer tuit del cofundador de la red social, Jack Dorsey.

Te presentamos la lista de los tuits que considera como los más destacados y los eventos por los que se originaron:


¡Los viernes días en que más usamos las redes sociales! Un estudio realizado por la empresa Buddy Media indica que los viernes son los días en que más ocupamos nuestro tiempo en las redes sociales.

Los investigadores lo atribuyen a que es el momento en que los internautas empiezan a pensar en algo más que en trabajar, planifican el fin de semana, y las redes sociales les brindan la posibilidad de conectar con otras personas y decidir qué van a hacer.


Si eres usuario de redes sociales como Twitter, de seguro alguna vez te has preguntado: “¿Por qué cuando escribo ciertos tweets la gente interactúa más?”.

De modo de dar respuesta a esta interrogante, un grupo de expertos de la Universidad de Beihang en China indagó cuáles emociones influyen más en los cibernautas.

Para ello, analizaron 70 millones de tweets de más de 200 mil usuarios emitidos por las plataformas Twitter y Weibo -un servicio de micropost muy similar al del pajarillo celeste-, con el fin de determinar la interacción generada tras su emisión, medida a través de retweets.

Luego, estudiaron los sentimientos de cada tweet con más de 30 interacciones y los dividieron en cuatro categorías: alegría, tristeza, ira y asco. Desde allí analizaron el impacto de cada sentimiento y la probabilidad de que el receptor lo retransmitiera de forma sucesiva, consignó Esmas.com.


¿Por qué compartimos tanta información en las redes sociales? Las redes sociales no sólo han revolucionado la manera en que nos comunicamos, sino que además han facilitado el acceso a información personal. Muchos usuarios desconocen las políticas de privacidad de los servicios y la manera de configurar su exposición pública en la red. Los españoles somos especialmente abiertos en estos medios, comparado con el resto de los europeos. Un estudio realizado por la empresa secure.me indica que el 52% de los hombres y el 33% de las mujeres de nuestro país tienen un perfil público en Facebook, haciéndonos particularmente vulnerables al robo de identidad y datos personales. Conoce algunas de las razones de por qué se comparte tanto en las redes, según indica el sitio ojocientifico.com.


Lo primero será decir que este post NO va a dedicado a las personas que se han largado de Twitter porque un troll o dos les estaba amargando la vida.

Este post pretende explicar por qué es “cool” irse justo ahora de Twitter.

Todo empezó a degenerar cuando Twitter se convirtió en una obligación laboral y profesional.

Allá lejos y hace tiempo, la gente entraba a Twitter porque quería, usaba sus 140 caracteres para lo que Dios o el Diablo les diera a entender y, salvo casos de egos exacerbados, el número de seguidores no se ponían en el curriculum ni nadie lo preguntaba en las entrevistas de trabajo. Tampoco las empresas habían dictado código de conducta alguno para moverse por Twitter. Reinaba el libre albedrío.

Twitter empezó siendo un sitio para enterados, los early adopters (los conejillos de Indias de cualquier nueva plataforma o gadget, esos que las marcas adoran), luego se convirtió en un lugar donde había gente interesante. Ahora es un sitio donde hay que estar sí o sí y, según la profesión que tengas, tu actividad y número de seguidores pueden ser causa de despido. En resumen, todo empezó a degenerar cuando la gente empezó a apuntarse a cursos para entrar en Twitter.


Cuatro formas de poder utilizar Twitter sin necesidad de tener una cuenta Hace varios meses hablamos de Twitter como una Red de Contenido, no como una Red Social, una plataforma en la que no es necesario participar activamente para poder disfrutar de lo que allí se encuentra, lo que la diferencia de la mayoría de redes de este tipo.

Cuando nos encontramos con ciertos usuarios que son rehacios a usar Twitter porque “ya usan Facebook“, podemos darles varios argumentos para que entiendan la diferencia, y aquí os dejo algunas de las utilidades que podemos presentar en esas ocasiones:

1 – Twitter es una red donde la gente publica, en muchas ocasiones, lo que está pensando en esos momentos, por lo que podemos rastrear la opinión pública sobre cualquier tema, filtrando por palabra en search.twitter.com. Es práctico para ver la reacción ante una decisión política, la opinión sobre una película en el cine, las críticas de un libro, las opiniones sobre una marca, etc.

2 – En Twitter mucha gente pregunta dudas o busca sugerencias de diversos tipos, lo que abre las puertas a miles de negocios que pueden usar la red para vender sus productos o servicios. Sobre este tema ya escribimos un artículo llamado “Usa Twitter para encontrar clientes” que muestra con un ejemplo como puede ser lucrativo usar Twitter de forma inteligente para hacer negocios.


Con la aparición de las redes sociales, la frecuencia de la comunicación ida y vuelta se ha incrementado exponencialmente. Y la multiplicidad de propuestas excede la unicidad de mensaje. Cada plataforma provee un perfil para construir la imagen de la empresa.

Si apostáramos a pensar de una manera simple en una especie de entramado cuadrangular que contemple a Facebook, Twitter, Linkedin y Google+, se construiría un discurso múltiple que, con sus propias condiciones en cada una de dichas opciones, funcionarán como ladrillos encastrables para dar forma a un mensaje adecuado en el universo digital.

Para Twitter se reserva lo medular: el “qué”, procurando construir influencia; en Facebook se expresa el “cómo” intentando crear reputación; para Linkedin, en tanto se comunican los “quiénes” son los talentos que construyen el “que” y el “cómo”; finalmente para Google+ “para qué”, apostando a generar presencia.

Teniendo conocimiento de ese escenario y agregándole o quitándole algunas opciones en función del plan estratégico establecido, es momento de determinar un mapa de construcción de mensajes adecuados que iluminen el camino por las redes. Para ello funcionarán correctamente la puesta en juego de una serie de premisas que conducirán la elaboración de modo seguro:


A raíz del caso entre Agence France Presse (conocida como la “AFP”) y el fotógrafo Daniel Morel (@photomorel) que se disputa en la Tribunal de Distrito para el Distrito Sur de Nueva York en los Estados Unidos de Norteamérica, Caso No. 10-02730, se pone sobre el tapete una de las discusiones más comunes en la era digital: ¿A quién le pertenecen las fotos que se publican en lsa redes sociales?

En el citado caso, Morel publicó una foto que él mismo tomó en el contexto del terremoto ocurrido en enero del 2010 pasado. Tal foto fue descargada y publicada por el usuario Lisandro Suero, la misma que llegó a manos de la AFP, quien la distribuyó a Getty images y ésta empresa, a su vez, a su cliente The Washington Post quien la publicó en su sitio web. Así las cosas, varios medios no solo desconocieron la autoría de Morel sobre la foto publicada, sino que la adjudicaron a Suero.

Sobre ello, la AFP le solicitó al Tribunal de Distrito para el Distrito Sur de Nueva York que se declare que no cometió infracción alguna a los derechos de Propiedad Intelectual puesto que los fotógrafos que comparten imágenes en Twitter y Twitpic automáticamente ceden sus derechos para que cualquiera las utilice.


Las grandes redes sociales como Facebook, Twitter, YouTube y Gmail poseen millones de miembros alrededor de todo el mundo y, ante la muerte de alguno de sus usuarios, los familiares podrán eliminar la cuenta del fallecido.

En el caso de Facebook, la red social cuenta con un formulario para solicitar la eliminación de la cuenta de la persona que murió. Lo que debe hacer el familiar es enviar sus datos y los del difunto, y una prueba del parentesco y de que el usuario murió.

La red social no proporcionará al familiar datos de inicio de sesión, se limitará a cerrar la cuenta. No obstante, tiene la opción de convertir el perfil del usuario fallecido en cuenta conmemorativa para proteger su privacidad. De esta manera, los amigos y familiares serán avisados del suceso y la cuenta sólo mostrará la información básica.

Por otro lado, Twitter, una vez notificado de la muerte un usuario, elimina directamente la cuenta y recopila los tweets públicos del usuario para enviarlos a los familiares.


Twitter no es un amor a primera vista pero si te atrapa te apasiona. Las caraterísticas especiales de esta herramienta provocan que todo principiante se haga una serie de preguntas básicas. Por una parte están las 10 palabras que debes conocer si empiezas en Twitter pero también hay unas cuantas cuestiones que preocupan al principio, a partir del momento en que das tus primeros pasos. Algunas de ellas las revisamos a continuación.

¿Retweet manual o automático?

En la aplicación Web de Twitter solo puedes retwittear de forma automática; es decir, sin la posibilidad de añadir ningún comentario adicional. Sin embargo, en el cliente oficial para smartphones, sí puedes realizar el RT manual empleando la opción “Citar” y modificar el mensaje para ajustarlo al formato del retweet clásico (el que lleva tu texto adicional, las siglas “RT”, la mención al usuario que publicó el tweet original y, finalmente, dicho tweet original).

¿Debemos utilizar los retweets automáticos o, por el contrario, los manuales? Mi recomendación es utilizar ambos, en una proporción equivalente. El mensaje retwitteado por tí, de forma automática, se verá en el timeline de tus seguidores acompañado del mensaje “retwitteado por…”. Además, el usuario retwitteado verá una notificación en su página @Conecta. Por otra parte, el RT manual aparecerá en el timeline de tus seguidores como cualquier otro tweet, sin aviso alguno de que se trata de un retweet.


Twitter: ¿Es difícil usarlo? ¿Cómo iniciarse? ¿Hay trucos para ganar seguidores? Para aquellos que nunca la han usado o que están comenzando a hacerlo puede resultar difícil en un primer momento hacerse con una red que tiene su propia personalidad, que varia bastante a lo que hasta ahora conocía (Facebook o Tuenti, por ejemplo). ¿Es difícil usar Twitter? La verdad es que no, aunque a través de este artículo, Consumer recopila todo aquello que debes saber para empezar a manejarte con soltura en ella.

¿Para qué me puede servir?

Twitter es una red social que puede utilizarse para múltiples propósitos. Con ella se está al tanto de la actualidad, mediante el seguimiento de periodistas, medios de comunicación y usuarios que filtran contenidos de interés o de famosos de todas las facetas artísticas. También tiene mucho éxito usar Twitter para comentar en tiempo real y desde Internet programas de televisión. Pero muchos otros usuarios emplean también Twitter para expresar sus pensamientos personales, para desarrollar una carrera profesional en un sector determinado o como una forma de conocer gente nueva y ampliar sus contactos personales y profesionales.


Seguramente muchas veces has entrado a tu cuenta de Twitter y, tras una búsqueda de tu estrella favorita no has podido darle “follow”: hay miles de perfiles con su nombre. Para evitar eso Twitter creó la verificación de cuentas.

Lamentablemente, no todos podemos acceder a esa insignia azul. Twitter indica a través de su página de soporte, que revisa cuentas todos los días de “los usuarios más buscados en cuanto a música, actuación, moda, gobierno, política, religión, periodismo, medios de comunicación, publicidad, empresas y otras áreas clave de interés”, pero no accede a solicitudes de verificación de cuentas individuales. Una suerte de “no nos llame, nosotros lo llamamos” para evitar inundarse de solicitudes.

Twitter sugiere a sus usuarios incluir links de sus páginas en sus perfiles y el botón de la red social en los blogs con el fin de identificarse, aunque esto no supone que la cuenta esté, efectivamente, verificada. A lo mucho sirve para crear confianza.