Peligros de Twitter





Ahora que la industria de las redes sociales llega a su décimo aniversario, a los de arriba les está yendo bien. Twitter pronto será objeto de una oferta pública inicial que podría valorarla en 15 mil millones de dólares, mientras que Facebook se ha recuperado de su rocosa salida a bolsa el año pasado con tanta rapidez que 20 por ciento de los activos que pertenecen a Mark Zuckerberg, su fundador, tienen ahora un valor de 24 mil millones de dólares.

Su próspero estado financiero se agrava con una ola de desilusión que Jonathan Franzen, el novelista, llama la edad de “cotorrear, tuitear y alardear”. En su colección de obras del satírico vienés del siglo XIX Karl Kraus, publicada esta semana, Franzen despotrica en contra de “la máquina infernal del tecno-consumismo”, representada por Amazon y Facebook.

The Circle, una nueva novela de Dave Eggers, retrata a Silicon Valley como un mundo distópico en el que los empleados de una empresa que parecen pertenecer a un culto –una combinación de cienciólogos, Facebook y Google– son impulsados por los fundadores de la empresa a ser totalmente “transparentes” mostrando todo de sí mismos a los demás. Sus lemas son “los secretos son mentiras” y “la privacidad es un robo.”


Cómo detectar los signos de adicción a las redes sociales Hace unos meses, se conocían los datos de un estudio realizado por Hui-Tzu Grace Chou y Nicholas Edge, de la Universidad de Utah, en el cual se sostenía que las personas que pasan más tiempo en Facebook tienen tendencias a ser más tristes o infelices.

Según esta investigación, el uso de este tipo de canales cambia la percepción que de la vida, de los amigos y familiares.

En una encuesta realizado a estudiantes, se les preguntó cuántos estaban de acuerdo o en desacuerdo con algunas afirmaciones al estilo “la vida es justa” o “muchos de mis amigos tienen una vida mejor que yo”.

A pesar de que estos datos no fueron especialmente decisivos, los investigadores sí percibieron que surgía un patrón muy interesante. Y es que cuanto más tiempo pasaban las personas en Facebook, más creían que los demás tenían una mejor vida.


Autodenominados gurús, “expertos” y herederos del secreto mejor guardado de Google, Facebook, Twitter o tecnologías Webs se aprovechan de la buena voluntad de venezolanos que desean aprender sobre optimización, Analítica Web y mecanismos para emprender en los medios interactivos.

Sorprende y llama la atención que una gran cantidad de “científicos de los Social Media” anuncien por todas las redes sociales programas de capacitación con contenidos escuetos, datos erróneos, carencia de sustentos académicos y lo que es peor, cortos en experiencia-certificación que avale sus métodos para el análisis de tráfico calificado.

Por ejemplo, durante el mes de agosto en las principales ciudades de Venezuela se anunciaron de forma irresponsable programas introductorios a la Analítica Web, Search Engine Optimization y AdWords; pero al precisar y explorar el contenido formativo se aprecian serias carencias que omiten actualizaciones en el algoritmo, eluden explicaciones puntuales del mecanismo de indexación y traducen de forma errónea las implicaciones de remite Google al tratar de posicionar contenido en su índice.


Desde entonces, el sitio amasó más de 500 millones de usuarios, con más de 200 millones de perfiles activos usando la plataforma en forma constante y generando más de 400 millones de tuits al día.
Twitter es un medio que puede ser altamente gratificante o increíblemente frustrante dependiendo de qué tanto se use y con quién se interactúe.
Para aquellos que dan sus primeros pasos en esta red social he aquí siete usuarios comunes que abundan, en una breve guía consignada por BBC Mundo:

1.- Zombi
Se trata de usuarios que buscan “comer” el cerebro de otros tuiteros. Usan Twitter constantemente, pero lo hacen en forma pasiva leyendo tuits y buscando información, pero no generándola.
Algunos aún son huevos que no rompieron el cascarón; después de todo más del 80% de los usuarios de esta red social tuitean menos de una vez al día.
51% de este tipo de usuarios tienen menos de cinco seguidores y 21% de ellos jamás ha publicado un tuit. Y como en cualquier apocalipsis, los zombis son mayoría.


La habitual prudencia y buen tacto que se presupone a las marcas a la hora de usar el Social Media debe extremarse en momentos en los que la sensibilidad de sus seguidores está a flor de piel, por ejemplo, tras un atentado terrorista. Intentar sacar provecho comercial de un acto de este tipo supone meterse en un terreno pantanoso del que es imposible salir bien parado y si no que se lo pregunten a Epicurious.

La marca de alimentación propiedad del conglomerado Condé Nast decidió el martes hacer a través de Twitter una extraña combinación de condolencias por el atentado de la maratón de Boston e ideas de recetas que provocó la furibunda respuesta de los tuiteros, según cuenta Tnooz.

“Boston, nuestros corazones están con vosotros. He aquí un cuenco con un desayuno energético que todos podemos usar para comenzar hoy”, escribió en un primer tuit al que le siguió, media hora más tarde, otro que decía: “En honor a Boston y Nueva Inglaterra, le sugerimos: bollos de cereales integrales con arándanos”.


Assange: “Twitter y Facebook están bajo el control de Washington” El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, acusó a Washington de aumentar su control sobre las redes sociales Facebook y Twitter, al tiempo que estos servicios globales, según sus palabras, se abren cada vez más a la ‘vigilancia’ de EE.UU.

En una entrevista concedida a Point.fr, el activista australiano, que se encuentra asilado en la embajada ecuatoriana en Londres desde junio pasado, indicó que en los últimos años se ha registrado un aumento considerable en el número de solicitudes de información presentadas por parte del FBI a varias fuentes de Internet, incluido Twitter.

No obstante, Assange precisó que en un principio esta red de ‘microblogging’ trató de resistir a la presión de Washington advirtiendo a ciertos usuarios que se vio obligada a divulgar parte del contenido de sus conversaciones privadas, mientras que algunos otros importantes servicios como Google o Facebook ni se molestaron en hacer nada semejante.


Las redes sociales son un gran avance en materia de comunicación, te permite en tiempo real conectar con millones de persona al mismo tiempo. Pero como todo medio masivo donde hay tanto público y gracias al anonimato que proporciona internet, existen sujetos que ven la oportunidad de cometer delitos de usurpación o suplantación de la identidad, con el fin de beneficiarse de la imagen de esa persona o empresa o el interés de menospreciarla por algún motivo.

Con carácter general, las redes sociales no tienen establecido ningún método de identificación previo de quién está dando de alta un perfil, y si lo tiene es vulnerable, de forma que cualquiera puede dar de alta como usuario en las redes sociales a un tercero sin ningún obstáculo, creando con ello lo que se conoce como un perfil falso o faker.

Este tema está ahora en el candelero gracias a la reciente creación de la cuenta fake de Inaki Gabilondo en Twitter que en pocas horas atrajo a miles de seguidores sobre unos 25.000, gracias en buena parte al eco que dieron periodistas muy activos en Twitter como Jordi Évole o la presentadora Ana Pastor. Fue precisamente ella quien desmintió la veracidad de este perfil a través de un tweet en la red social. La creación de la cuenta generó unas expectativas para los usuarios que en pocas horas pasó a ser una decepción. Fue trending topic en Twitter un par de dias.


Aseguran que redes sociales desconectan al hombre de la realidad Las redes sociales han alejado al ser humano de su encuentro consigo mismo, con su familia y su entorno, y podemos terminar desconectados de la realidad, consideró la escritora mexicana Gaby Vargas.

Al presentar en esta ciudad su más reciente libro titulado “Conéctate”, cuestionó el uso indiscriminado que los seres humanos están dando a las tecnologías, obstruyendo, incluso huyendo de la comunicación directa entre los seres humanos.

Dijo que el libro también es un llamado a los jóvenes, quienes son los que más utilizan las redes sociales, para que se “conecten al mundo en que viven y no perderse de la realidad que a diario viven y que por estar concentrados con la era digital, se pierden de sí mismos y de su entorno”.

“Las redes sociales alimentan el ego, porque el hecho de que una persona tenga muchos seguidores en Twitter te hace creer que eres muy popular, pero cuando tengas una pena, ninguno de todos esos seguidores estará contigo y estarán solos”, apuntó.


Twitter y redes sociales, terreno fértil para engañar a los mercadosEl destacado gestor de fondos David Einhorn sorprendió el mes pasado cuando apareció en Twitter para desmentir que hubiera tuiteado sobre la empresa de nutrición Herbalife.

“Aparentemente, tengo un suplantador en Twitter”, dijo el director del fondo de inversión Greenlight Capital y agregó que no tenía planes “de tuitear sobre valores”.

Lo que hizo reaccionar a Einhorn, fundador de Greenlight Capital, fue un mensaje de una cuenta de Twitter ahora suspendida llamada @Greenlightcap, que pudo hacer pensar a la gente que Einhorn estaba tomando partido en la batalla entre otros dos grandes inversores, Carl Icahn y Bill Ackman, que tienen posturas opuestas sobre Herbalife.


Especialistas señalan que existen algunos puntos que que determinan si la gente presenta este trastorno.

El crecimiento que han tenido en los últimos años las redes sociales y el impulso que les han dado los famosos smartphones y dispositivos móviles ha generado que las personas cada vez busquen estar más atentas de lo que en ellas sucede.

Sin embargo, cuando se rompe la barrera entre el observar lo que sucede en las redes sociales y convertirse en adicto a ellas, se presenta un severo problema, ya que algunas personas tienden a tomarse demasiado enserio lo que en ellas sucede.

Según explica el diario El País, si bien no existen hoy en día verdaderos parámetros para medir que problemáticas que podría generar una adicción a las redes sociales, sí existen algunas preguntas que toda persona debería hacerse para determinar si sufre por lo que sucede en las en estos sitios.


Piratean cuenta Twitter de Burger King y la convierten en la de McDonald’s La cuenta de Twitter de la cadena de comida rápida Burger King, debidamente comprobada y con el símbolo azul que indica la garantía de su autenticidad por la red social, fue pirateada este lunes y convertida por un bromista en la de McDonald’s antes de ser suspendida.

El avatar de la cuenta, rebautizada “McDonalds” pero que seguía teniendo como nombre de usuario @BurgerKing, fue cambiado por el logotipo de la cadena de comida rápida de la competencia.

“Cuenta oficial de Burger King USA. Acaba de ser vendido a McDonalds porque el Whopper fue un fracaso”, anunciaban las escasas líneas de descripción de la cuenta pirateada, en referencia a la hamburguesa competidora del Big Mac.


Cuentas falsas en Twitter, tan comunes y populares como peligrosas Una de las redes sociales que ha revolucionado el mundo de Internet en los últimos años es Twitter, ya que se ha vuelto una herramienta de interacción entre millones de personas en el mundo, además de ser una fuente de información en la actualidad.

Sin embargo, no todo lo publicado en el microblogging es cierto, ya que existe un importante número de cuentas “piratas” de personas famosas, como artistas, periodistas, políticos o deportistas, que hacen mofa de los personajes o satirizan en cada tweet publicado.

Existen más de 500 millones de usuarios de Twitter en el mundo, sin embargo, no se sabe cuantos de ellos son falsas o pertenecen a un usuario con más de un perfil en la red social.